El Blu-Ray le ganó al HD-DVD pero aún nadie los compra, otra demostración que los medios físicos como opción comercial para la distribución de música y películas está en camino a la muerte