Y finalmente acaba una novela que dio inicio en febrero de este año, cuando Microsoft ofreció 44.600 millones de dólares para hacerse con Yahoo!, en un capítulo más de su batalla contra Google. Ballmer lo reconoció en Madrid, la empresa dirigida por Jerry Yang les vendría muy bien para impulsar sus movimientos en el terreno de la publicidad online.

A partir de entonces, tras dos rechazos por parte de Yahoo, alegando que 31 dólares por acción minusvaloraban la empresa. A partir de entonces todo llevaba a predecir que Microsoft resolvería el tema con los accionistas de la empresa, y realizaría una adquisición hostil, pero esta madrugada el infierno se ha congelado: Microsoft anuncia que declina mantener la oferta.

Todo ha sucedido tras una reunión entre los ofertantes Kevin Johnson y Steve Ballmer, y los angustiados Jerry Yang y David Filo. Según se sabe, los primeros llegaron a ofrecer hasta 33 dólares por acción, y los segundos pusieron un precio de 37 dólares que finalmente Microsoft no ha aceptado pagar.

Ballmer ha enviado un mail a sus empleados explicando lo ocurrido y poniendo la estrategia sobre la mesa: mejorar lo que tienen, innovar y ampliar el enfoque de la empresa a través de inversiones y acuerdos con compañías que sí se dejen -eso lo agrego yo-.

Desde Yahoo! el que responde mediante nota de prensa es Roy Bostock que remarca los buenos resultados de la empresa y también deja claro por donde irán las cosas: un re-enfoque de las estrategias, tener productos y servicios prometedores, y lo que más dolerá a Microsoft, la inversión para innovar en el campo de la publicidad y mejorar en el de las búsquedas.

Ahora quedará por ver cuales son los pasos a seguir por Microsoft y cual será la próxima empresa a la que invite al baile. Aunque los resultados económicos de Yahoo han sido buenos, habrá que ver el lunes cuanto se descalabran unas acciones cuyo precio se vio favorecido con la oferta -lo cual podría formar parte de una sucia estrategia de Microsoft-. Y en Google a esta hora debe haber fiesta, ya que son los únicos que salen beneficiados de algo que no llegó a noviazgo y que deja a Microsoft frustrado y a Yahoo! solo ante el peligro.