Algunas sí que saben inmortalizarse en el Street View de Google Maps. Vía Menéame.