En su momento, ya le declaramos amor eterno a La Pequeña. Fue justo cuando se puso en la piel de Amy Winehouse, en la que parece ser su emulación más exitosa. Después de haberse transformado en Hillary Clinton, La Pequeña imita aquella estampa de por sí horrorosa de la auténtica Winehouse desnuda y solo cubierta por su guitarra.

Vale, para algunos es la hora de la comida. Si esto no les ha hecho gracia, vayan y conozcan a las chicas de Ripe TV, malditos superficiales sin sentido del humor.

Enlace: Pequeña Amy Winehouse, parte 2