Hillary Clinton, Barack Obama y John McCain enviaron un mensaje a todos los fans de la WWE. Eso sigue demostrando lo bien que trabajan los equipos de campaña estadounidenses y cómo saben convertir un discurso en un tremendo recurso para ganarse a la gente.