Sólo existe una posibilidad que El Hobbit sea una mejor película que bajo la dirección de Peter Jackson, que tal responsabilidad sea entregada al señor Guillermo del Toro. Pues bien, después de la telenovela que significo el ir y venir del súper estudio de Hollywood, que quito a Peter Jackson del proyecto para volver un tiempo después a Nueva Zelanda a tocar su puerta.

El jueves pasado se termino de decidir o anunciar que Guillermo del Toro seria el director de El Hobbit, bajo la producción del mítico Peter Jackson. Piensan (hasta ahora) hacer dos películas, basadas en el clásico de Tolkien, que deberían estar listas para el 2011 y 2012.

Guillermo del Toro le pidió a New Line Cinema que dejara la pelea tonta con Peter Jackson, "que ya todos estaban grandecitos", que el aceptaría dirigirla si se fumaban una pipa de la paz New Line Cinema & Pedro. Así ocurrió, gracias a San Guillermo llego la tregua y se firmo el armisticio. Tolkien esta tranquilo y descansando en paz en su tumba de Oxford. Peter Jackson está dentro. Volvemos unos años a vivir en Nueva Zelanda. Aplausos.

A mi me encanta su visión del uso de la tecnología (al referirse a como filmar El Hobbit):

"Creo que la fotografía con pantalla verde es exactamente como CGI, una herramienta, no creo que deban ser usadas en exceso. Películas como "El laberinto del fauno" y "El espinazo del diablo" son increíblemente dependientes de la locación, donde filmamos más de la mitad del tiempo. Sin embargo, estos lugares pueden ser reforzados por la tecnología, tanto digital como física. Lo que quiero evitar es la recreación de los ambientes naturales en la computadora, no me gusta hacerlo. El Hobbit es esencialmente un película de viajes, creo que hay que usar locaciones reales lugares tanto como sea posible. "

Vía: If It’s Movies