Google acaba de poner en marcha un anticipio de lo que será Google App Engine, un nuevo proyecto dirigido a desarrolladores que les permitirá alojar y elaborar sus aplicaciones web utilizando la infraestructura de Google.

La idea es ofrecer un servicio integrado, a diferencia por ejemplo de Amazon Web Services que ofrece las herramientas por separado. Otro de sus aspectos interesantes es la escabilidad, que permite a las aplicaciones crecer desde cero a millones de usuarios sin que los desarrolladores tengan que preocuparse por los problemas que esto conlleva.

Los desarrolladores también tendrán a su disposición el resto de APIs de Google para la integración de su producto con los de Google. Igualmente la aplicación podrá disponer de su propio dominio mediante Google Apps o bien optar por un dominio gratuito de appspot.com.

Por el momento se ha restringido el acceso a los 10.000 primeros desarroladores inscritos, y funciona de manera totalmente gratuita. Aunque si hay un término que predomina ahora mismo es "limitación": 500MB de almacenamiento, 200 millones de megaciclos de CPU por día, 10GB de ancho de banda diarios y Python como único lenguaje soportado. El acceso a estas cuotas siempre será gratuito, y en el futuro se pondrán en marcha planes de pago para más capacidad.

Enlace: Google App Engine

Participa en la conversación

7 Comentarios

Deja tu comentario