Al verle saltar sobre el escenario, diciendo que amaba a su compañía, supe que ese tipo era un ejecutivo diferente a los demás. Si Steve Jobs encandila por su apasionada serenidad -vaya paradoja-, Steve Ballmer llama la atención por el estruendo y la energía que deja en cada escenario al que se sube. El equilibrio perfecto para otro hombre sereno, el casi retirado Bill Gates.

La Asociación para el Progreso de la Dirección invitó a Ballmer a dar una charla sobre innovación y tecnología, a su paso por España, donde hoy tenía que firmar un acuerdo con el Ministerio de Industria para la participación de Microsoft dentro del Plan Avanza. Me alegro de que nos hayan invitado, sobre todo teniendo en cuenta el resto de 70 periodistas acreditados, pero desde luego no fue el mejor escenario para un Ballmer, que a pesar de mostrarse comedido, resultó simpático y aleccionador.

De sus palabras yo me quedo con varios puntos:

  • Innovación. Dentro de 10 años, llegaremos a avances tecnológicos que no imaginamos actualmente. La convergencia irá cada vez más a lo multimedia, a tal punto que un periódico será igual que una cadena de televisión. Según Ballmer en ese período, "los ordenadores entenderán nuestras palabras y ejecutarán nuestras órdenes". Todo esto, para seguir facilitando la vida de los usuarios a través de "la maravilla del software".

  • Rivalidades. Ballmer no se va por las ramas y da 3 nombres: el software libre es su gran competidor en el terreno de los programas para ordenador, Google lo es en el de la publicidad online y el eterno rival, Apple, le pone las cosas difíciles en el campo del hardware.

  • Yahoo. Ballmer bromeó diciendo que hasta el domingo prefiere no opinar del tema y que hasta entonces prefería disfrutar tal y como lo estaba haciendo allí. No obstante, su cara cambia al decir cual será el siguiente paso: "Si no aceptan la oferta, nos veremos obligados a hablar directamente con sus accionistas y hacer una oferta menor a la que hicimos en un principio". Además dejó muy clara la razón por la que Yahoo es vital para la estrategia contra Google en el mercado de la publicidad online: 16 mil millones que recauda Adsense frente a 3.500 millones que recauda Microsoft.

  • iPhone. "Es caro", una obviedad que utilizó Ballmer para reconocer que utiliza un HTC con el que mira el correo y utiliza como agenda -"Necesito una pantalla y un teclado de verdad para hacer las cosas realmente importantes"-, y para criticar el modelo de negocio de Apple con el iPhone: "Su estrategia es vender un menor volumen a un buen precio y así obtener beneficios. Nosotros apostamos por el volumen aunque tengamos un menor margen".

  • Redes sociales. Las reconoce como una forma más de entretenimiento y relacionarse con otros. Ballmer tiene cuenta en Facebook, red en la que Microsoft se encarga de la venta de un 50% de la publicidad. También destacó a Xbox Live como una red social de amigos que se reúnen alrededor de un juego: "Una vez escuché ruidos en el sótano de casa a las 3 de la mañana, bajé creyendo que eran ladrones, y era mi hijo jugando a la consola. Allí no había nadie, pero él estaba con sus amigos".

  • Hijos. Según el CEO de Microsoft, todos los productos que saca la empresa son como hijos. "Algunos maduros y bien formados como Windows u Office. Otros empiezan a madurar como MSN o Windows Mobile. Los quiero a todos por igual, aunque es cierto, hay alguno que no se comporta como debería". ¿Se referiría al hijo color caca?

Esperemos volver a Ballmer pronto pero sin tanta corbata y tanta formalidad alrededor, en un escenario en el que se pueda mover a gusto y respondiendo a preguntas a viva voz, no a un montón de papeles que había que escribir con antelación, tal y como ha sucedido hoy. De todas formas, gracias por contar con un blog para contarlo.