Cuando el arte y la ciencia se encuentran, surge un Smiley: «Empleando unas pocas moléculas de ADN, un microscópico atómico y una computadora, puede meter 50.000 millones de caras sonrientes en un espacio no mayor que una gota de agua»