Durante un vuelo transatlántico Toronto-Londres de Air Canada un pasajero perdió los estribos y entra en un ataque de pánico, grabado desde un móvil por otro pasajero.

Todos hicieron lo correcto: mantener la calma, lo mejor en estos casos, la tripulación de cabina también tranquilos pero con firmeza sosteniendo al pasajero, una actitud que funciona dentro del avión y que también se debería tomar en los aeropuertos.

Enlace: Ataque de pánico en vuelo