Parece que el futuro de los ordenadores portátiles se encamina a una increíble portabilidad, y ello pasa por máquinas cada vez más livianas y pequeñas. De miniportátiles venimos hablando mucho sobre todo desde el año pasado, aunque Sony y Apple han empezado una batalla particular con máquinas de gama alta, ahora hay que sumar un contendiente más a la pugna: Toshiba.

La compañía ha lanzado su Portegé R505, a la que ya le han colgado el santo de portátil más delgado y liviano del mundo. Razones no les faltan a juzgar por los 19 milímetros de grosor que tiene la computadora –frente a los 22,7 de la MacBook Air-, con una interesante novedad: una unidad óptica integrada de tan sólo 7 milímetros. En cuanto a peso, hablamos de 799 gramos, lo que debe enviar al gimnasio a la Air que pasa de los 1,3 Kg.

La gran maldición de esta apuesta de Toshiba es venir con **Windows Vista integrado***, porque incluso permite adaptar un disco duro de 160 GB y los fabricantes afirman que la batería puede alcanzar las 12 horas de autonomía. Es que esto no es un ordenador, es un milagro con chips, al menos así nos lo quieren vender.

Y la seguridad, oh gran asunto. Este Portegé tiene un lector de huellas dactilares y un sistema llamado EasyGuard, que lo protege contra impactos, caídas, derrames de líquidos y vibraciones. La máquina también lleva integrado un acelerómetro 3D que asegura al disco rígido ante movimientos bruscos.

Debe haber un truco, o miles de dólares de por medio -no he logrado encontrar datos de precios-. La tecnología me ha hecho un hombre de poca fe, sin duda alguna.

Enlace: Toshiba lanza una laptop de apenas 799 gramos