sir_arthur_clarke.jpgArthur C. Clarke, autor de obras de ciencia ficción especialmente conocido por ser el autor de 2001: Una Odisea del Espacio, novela en la cual después se basaría Stanley Kubrick para hacer una película del mismo título ha muerto hoy a los 90 años en su casa de Sri Lanka.

Clarke mostró su fascinación por la astronomía desde pequeño, durante la Segunda Guerra Mundial sirvió como especialista en radares; acabada la guerra estudiaría matemáticas y física, además de publicar un famoso artículo técnico llamado Extra-terrestrial Relays donde examinó la logística de un lanzamiento de satélites artificiales, posibles órbitas y otros aspectos para la creación de una red de satélites.

Inició escribiendo historias para fanzines durante 1937 y 1945, pero se dedicó a escribir a tiempo completo a partir de 1951; en 1948 ya había escrito The Sentinel que fue la base para A Space Odyssey, aunque al final se decidió que Clarke escribiría una novela en la cual el filme estaría basado, aunque, mientras finalizaba el libro ya se estaba escribiendo el guión.

Vivió desde 1956 en Sri Lanka para aprovechar su afición a la fotografía, a la exploración submarina y su atracción a la cultura india. En 1998 obtuvo el título de caballero de la Orden del Imperio Británico.

Por cierto que Arthur C. Clarke escribió tres famosísimas leyes (especialmenter la tercera):

  1. Cuando un anciano y distinguido científico afirma que algo es posible, probablemente está en lo correcto. Cuando afirma que algo es imposible, probablemente está equivocado.
  2. La única manera de descubrir los límites de lo posible es aventurarse hacia lo imposible.
  3. Cualquier tecnología lo suficientemente avanzada es indistinguible de la magia.