A los diputados no se les puede dejar un ordenador con conexión a internet. A unos cuantos siempre les da por procrastinar -por no decir vaguear- en la red mientras se supone que deberían estar pendientes para tomar las decisiones más correctas para los ciudadanos. No, si las cortes son super divertidas: a unos les de por chatear en plan calenturiento con sus amigas, a otros se les va la mano con el vino, mientras otras deciden cuidar su alineación de ropa interior:

Lola Gay, diputada del PSPV por Alicante, ha sido 'cazada' este miércoles por los fotógrafos navegando por la web de 'Privalia.com', un club privado de compras que organiza, de forma exclusiva para sus miembros, ventas de ropa y complementos de las mejores marcas a un precio mucho más barato que el del mercado.

No era la única despistada en la jornada de este miércoles. Otros, de todos los 'colores', mandaban 'sms', consultaban el Marca o jugaban con el 'pen drive'. Gay miraba bolsos, faldas, bragas y sujetadores mientras Esteban González Pons, portavoz del grupo popular, y ahora candidato al Congreso por Valencia, instaba a la Cámara a asumir unas peticiones, según él, "asépticas ideológicamente". Hace falta "una voz valenciana en Madrid", decía mientras la diputada socialista elegía talla.

Ya sabemos que los geeks no son los que más procrastinan, son los diputados. Y claro, los fotógrafos siempre pendientes.

Enlace: Lencería en el pleno de las Cortes