Según le cuenta un lector a Reynaldo Brito, esta publicidad se puede encontrar en uno de los clásicos cerros de Caracas. Seguramente por unos cuantos bolívares, los propietarios permiten que la publicidad invada sus fachadas de tan creativa aunque insultante manera.

Enlace: Que ingenio....!!!!