5 buenos indicadores de que estás trabajando con un cliente malo: juntas muy largas y excesivas, la poca valoración de tu tiempo, cambios constantes y de última hora después de haber firmado contrato son algunos de los ejemplos.