TwitterEl 7 de febrero de 2007 escribí un mini-post contando que empezaba a probar un curioso servicio llamado Twitter, lo que más me gustó fue la posibilidad de actualizarlo desde mi teléfono móvil (en mi caso una BlackBerry). Empecé escribiendo en inglés (en esa época prácticamente nadie en español lo usaba) y con un mensaje refiriéndome a las ganas de escuchar cierto tipo de música; ahí nos tomábamos literal el "¿qué estás haciendo?", de hecho exactamente para eso lo usaba, para decir lo que hacia, nada más, al menos durante los primeros días.

No habían conversaciones, no habían replies (usar @nick para decirle algo a alguien), no lo llamábamos microblogging y apenas me seguían 10 o 15 personas. Las cosas han cambiado muchísimo en apenas un año.

Twitter se ha convertido en un canal de comunicación más, a mi me recuerda la forma en que se usaba la banda civil, mensajes cortos que tenían que ser muy claros porque solo una persona podía hablar a la vez. Ahora tengo que tener cuidado con lo que digo porque mucha gente me observa, ya no es un juego de geeks entre amigos; la audiencia que tengo en mi Twitter es muchísimo mayor a mi blog personal y por algún extraño motivo soy la persona que habla español que más seguidores tiene.

El crecimiento, desde mi perspectiva, se dio por medio de círculos sociales (tal vez debería llamarlos pirámides sociales, como lo describe Malcolm Gladwell en The Tipping Point), algún actor relevante de dicho círculo descubría Twitter y se lo contaba a personas cercanas ya sea por su relación de amistad, relación laboral o de actividades, repentinamente un grupo mayor de personas se registraban y me seguían.

El resultado es que, al menos durante los 6 primeros meses un día me agregaban 10 o 15 contactos, pasaban cinco o seis días en que me agregaba 1, 2 o 3 personas y cuando llegaba otro de estos "círculos" de nuevo recibía 10 notificaciones de nuevos seguidores. A veces notaba, inclusive cómo el servicio se iba popularizando por países.

No queda claro cuál es el futuro de Twitter, aun no revelan un plan económico para generar ganancias (yo pagaría 2 o 3 euros al mes a cambio de estabilidad total y ver estadísticas como las de Flickr) y todos los intentos de competir no han tenido el mismo éxito, aunque Google compró Jaiku.

Dicen que un año en internet es como 10 años de la vida real, aunque yo lo siento como si apenas fueran 3 meses. Si aún no usas Twitter vale la pena probarlo, ¡no olvides agregarme!.