Resulta que Stallman no usa navegadores, envía por correo electrónico la dirección de un web a un daemon (demonio, o programa automatizado) y este le regresa el contenido dentro de un email. Raro, pero asegura que es muy eficiente.