Guárdense las comparaciones con Papá Pitufo, porque lo de Paul Karason es un caso de la vida real. Este hombre tenía serios problemas dérmicos achacados al stress y en lugar de tratarlos bajo supervisión médica, comenzó a tomar una solución que contenía plata y que le provocó una curiosa reacción al ingerirla e incluso frotársela en la cara.

A pesar de haberle provocado una enfermedad conocida como Argiria, Paul continúa tomando la solución, ya que cree que lo que le causó la decoloración fue el habérsela frotado, algo que no está recomendado por la Administración de Comidas y Medicinas de EEUU. Ya lo saben, hagan caso a lo que dice el médico o sus parejas se tendrán que vestir de Pitufina en cada Halloween... Perdón, no podía evitar el chiste.

Enlace: Man Turns Dark BLUE! | Vía: 20 Minutos

👇 Más en Hipertextual