Decenas de millones de personas quedan offline en Medio Este y Asia, el problema: un cable submarino. India, Egipto y Arabia Saudita son los más afectados.