Dicen que el sistema será conectado a unas ruedas que alejan el ordenador del usuario cuando esté listo para golpearlo por las constantes fallas de Windows Vista.