Lo hemos visto miles de veces en películas: adolescente aprovecha la ausencia de sus padres para organizar una fiesta a la que termina asistiendo toda la ciudad con terribles consecuencias. A Corey Delaney, de Melbourne, le pasó con 500 personas. Para acabar la fiesta fueron necesarios 30 policías, un helicóptero y la brigada canina.