El WTF! del día llega desde El Correo Digital, que titula: La cocaína dispara la cirugía de nariz. Lo mejor sería dejar la farlaca: "La reconstrucción de una nariz machacada por la droga es un trabajo artesanal, muy complicado y peligroso para la salud del paciente, que requiere unas manos expertas y un promedio de cinco o seis sesiones de quirófano".