**Wired** tiene un interesantísimo artículo dedicado al **iPhone** basados en historias y anécdotas contadas por algunas de las personas que estuvieron involucradas en el proyecto, resulta impresionante como una empresa puede llegar a cambiar internamente por un tiempo para sacar un proyecto que por momentos parecía imposible lograr.

Pero lo más impresionante del artículo (aparte de las negociaciones y la inversión de más de 150 millones de dólares en investigación y desarrollo) es los límites a los cuales la compañía llegó para mantener el proyecto secreto y evitar una filtración de su verdadera existencia, su software, su hardware, sus funciones y el anuncio en la **MacWorld 2007**.

> Durante el proceso Jobs mantuvo el nivel más alto de secretismo. Internamente el proyecto se conocía como *P2*, abreviación de Purple 2. Los equipos de trabajo estaban divididos y posicionados en diferentes partes del campus. Cuando ejecutivos de Apple visitaban Cingular (nombre anterior de AT&T Wireless) se registraban como empleados de Infineon, la compañía que Apple usaba para fabricar el transmisor del iPhone. Inclusive los equipos de *hardware* y *software* estaban separados: ingenieros trabajando en los circuitos trabajaban con programas falsos y los programadores trabajaban con los dispositivos internos del teléfono colocados dentro de **cajas de madera**. En enero 2007, cuando Steve Jobs anunció y mostró el iPhone en la MacWorld apenas 30 personas trabajando en el proyecto habían visto el teléfono.

Enlace: [The Untold Story: How the iPhone Blew Up the Wireless Industry](http://www.wired.com/gadgets/wireless/magazine/16-02/ff_iphone?currentPage=1)