Cierto que es una empresa con buenas previsiones de crecimiento, pero entre que cada día el café es más caro y que existen cafeterías parecidas, pues ha hecho resentir las finanzas de Starbucks de tal manera que sus ejecutivos decidieron poner en marcha una campaña publicitaria que por primera vez alcanza la televisión.

No sé si el asalto a la televisión es la mejor opción, sobre todo tomando en cuenta que internet sería una canal magnífico viendo al cliente medio de estas cafeterías. Lo que sí es cierto, es que los anuncios no pierden ese toque corporativo y esa chirriante música navideña que se puede escuchar en los locales de la franquicia.

Enlace: Starbucks y la televisión