La realidad supera la ficción, aunque sonaba casi imposible hackear una central eléctrica, Tom Donahue, oficial de la CIA, acepta que en al menos uno de los casos de intento de ataque fue exitosa y varias ciudades se quedaron sin luz.