El inicio del keynote de hoy, fue el habitual. Todo estaba pautado para iniciar como ya estamos acostumbrados: rumores por todas partes adelantaban que no sería una presentación cualquiera, y que al salir al escenario, Steve Jobs lo volvería a hacer, presentando un producto de ensueño, que haría empezar un nuevo ataque de Apple en el mercado de los ordenadores.

Finalmente apareció Jobs en escenario y comenzó dando las gracias por un 2007 que calificó de extraordinario, y una de las razones fue la exitosísima salida al mercado de Leopard: 5 millones de copias vendidas en los 3 primeros meses y casi un 20% de actualizaciones. Por supuesto, una de las características más importantes, a la vez que impresionantes de esta nueva versión de Mac OSX es Time Machine, la aplicación para realizar copias de seguridad.

A colación, Jobs presentó Time Capsule: un Airport Extreme con disco duro integrado. Habrá una versión de 500 GB por 299 dólares y otra de 1 TB por 399 dólares, que se pondrán a la venta a partir de febrero, aunque ya se pueden pre-ordenar. En resumen, la principal y comodísima utilidad del aparato será la posibilidad de hacer copias de seguridad de todos los ordenadores de la casa, de manera inalámbrica.

Y este solamente fue el inicio del lema de la conferencia: había algo en el aire. En este caso, los datos de todos los ordenadores de la casa, sin cable alguno de por medio, de manera cómoda y a un precio nada descabellado.