Te sorprenderá ver el resultado en un vídeo de Scientific American. Ahora esos vecinos que tienen siempre la música a todo volumen pueden ser considerados como previsores de riesgo.