¿A qué mente perversa se le ocurre fabricar este tipo de juguetes? Si nos ponemos en plan conspirador podríamos hablar de un complot de Taiwan para acabar con la paciencia del resto del mundo. Creo que es de las cosas más insoportables de escuchar junto al chirrido de una pizarra o las estúpidas declaraciones habituales de Ramoncín. Y todo por 8 dólares.

Enlace: worlds most annoying toy