Tristán da Cunha es un archipiélago formado por 3 islas: Tristán da Cunha, Inaccesible y Nightingale. La primera es la única que se encuentra habitada por 271 personas, y se trata de la isla más inaccesible del planeta, no sólo por su alejada situación geográfica - a 3000 Km de Sudáfrica, y a más de 3300 Km de Sudamérica- como por los acantilados de 600 metros de altura que la rodean.

Existen varios detalles curiosos sobre la gente que allí vive:

  • Los matrimonios entre los propios habitantes hacen que sólo haya ocho apellidos diferentes en la isla: Glass, Green, Hagan, Laverello, Repetto, Rogers, Swain y Patterson, repartidos en 80 familias.

  • En la isla se consume a la semana una botella de whisky por persona, es decir, aproximadamente 300 botellas a la semana, un número bastante elevado.

  • Actualmente existe en el asentamiento Edimburgo una tienda de ultramarinos, una emisora local de radio, un café, un videoclub, una piscina y una pista de tenis. Los habitantes también poseen un centro comunitario de reunión.

  • La conexión con el mundo exterior se mantiene a través de un teléfono/fax vía satélite, situado en la oficina del administrador. No hay aeropuerto y sólo se puede llegar al puerto en bote. La llegada anual del buque RMS Saint Helena trae consigo nuevos productos, como medicinas, libros, videos, revistas y correo.

A mí no deja de recordarme a Lost, y al familiar asentamiento que tenían Los Otros dentro de la misteriosa isla. Imaginen como podría ser la forma de vida en un sitio así para alguien que llegue de algún lugar del mundo más comunicado y habitado, debe ser un verdadero tormento, a menos que se quiera emular al Brad Pitt de 7 años en el Tíbet.