Se encuentra en Berlín y cuando se entra en el establecimiento un cartel advierte sobre la entrada en un sitio que no se rige por el capitalismo. Sí, absolutamente todo lo que hay dentro del local es gratis, con lo cual uno vacila sobre llamarle tienda.

En la actualidad la atienden 15 voluntarios que atienden a la gente que por allí pasa y que sólo puede llevarse 3 objetos en cada visita, para evitar la picaresca y los mercadillos paralelos. También hay determinadas reglas para mantener la calidad en el producto que se ofrece:

Los computadores no deben tener más de 3 años, ya no aceptan ni impresoras ni las grandes pantallas de PC (algunas todavía se acumulan ociosamente en una esquina) todos lo electrodomésticos deben funcionar perfectamente, la ropa debe estar lavada y en perfecto estado, los objetos deben estar enteros y limpios.

Sin duda, debe ser el tipo de tienda en la que menos se preocupan por los robos. Sus creadores justifican la existencia de este tipo de locales para "romper con la lógica consumista de comprar algo, cegado por la publicidad, y utilizarlo un par de veces (en el mejor de los casos) para luego arrinconarlo en un armario o tirarlo a la basura porque ya nos hemos aburrido de ello".

La del reportaje es la Umsonst Laden, que se encuentra en el 183 de la calle Brunnen y es la más famosa de Alemania, en donde ya funcionan unas 20 tiendas de este tipo.

Enlace: La tienda contra el capitalismo