La SGAE mexicana se ha querellado contra 48 ciudadanos por la descarga de contenidos de internet. La querella penal no prosperó ya que no se trata de una acción legal, pero la Asociación ha procedido por la vía civil, logrando de momento 5 acuerdos y un compromiso de no volver a incurrir en la inocente y nada ilegal acción de compartir archivos. La pregunta es ¿nadie podrá pararle los pies a estas asociaciones carroñeras? A todo esto, nadie cae en que espiar a los usuarios es delito.