Ahora resulta que a Benazir Bhutto no le dispararon, sino que murió de un golpe en la cabeza cuando intentó esconderse en el coche; supuestamente la onda expansiva de la explosión golpeó su cabeza contra una palanca del vehículo en el que viajaba fracturando su cráneo, todo esto según el gobierno pakistaní.

También dicen tener evidencias de la relación del asesinato con Al Qaeda, supuestamente ordenado por el dirigente talibán paquistaní Baitullah Mehsud. Además afirman que a ningún otro lider político se le dio tanta seguridad como a Bhutto.

El Partido Popular de Pakistán (al cual Benazir Bhutto pertenecía) pone en duda la versión oficial gubernamental.

Reuters ha distribuído las imágenes proporcionadas por el Ministerio del Interior pakistaní: