Cada cierto tiempo aparecen fotografías que cambian el mundo, que causan efectos históricos, que modifican el pensamiento de sociedades enteras, que marcan el inicio o el final. Hay algunas recopilaciones famosas de este tipo de fotos (especialmente la de la revista LIFE); siendo fanático de la fotografía, y de la trivia, decido iniciar esta serie de anotaciones sobre fotografías que han causado efectos tan grandes y logran cambios profundos.

La primera en esta serie y una de las más impactantes que he visto en mi vida es la de Omayra Sánchez tomada por Frank Fournier en 1985. Esta chica de 13 años fue víctima del volcán Nevado del Ruiz durante una erupción que arraso y borró del mapa a Armero en Colombia, donde estuvo atrapada en el fango, agua y restos de su casa, estuvo tres días en esas condiciones antes de morir. Era imposible rescatarla pues se necesitaba amputar las piernas pero carecían de cirugía; una moto-bomba parecía ser opción pero la única disponible estaba demasiado lejos.

Su caso adquirió atención mundial pues cámaras de todo el mundo apuntaban y mostraban su lenta agonía hasta que murió. La foto fue publicada meses después de los sucesos y causó una controversia mundial por la indiferencia del Gobierno Colombiano con respecto a las víctimas del volcán. Omayra se convirtió en el símbolo mundial de la peor tragedia ocasionada por un volcán en el siglo 20.