A falta de unas horas para que Europa y América reciban el año nuevo, observar como por magia de los husos horarios, ya ha llegado el año nuevo a Australia. Se trata de uno de los espectáculos pirotécnicos más recordados e importantes del año, un show que este año ha congregado a más de 1 millón de personas. Según informa El Comercio, en el espectáculo visual intervinieron más de 100.000 cohetes, cometas y fuegos artificiales disparados desde 112 puntos distintos.

En España, también la gente sale a la calle, aunque el espectáculo visual no va más allá de la enorme cantidad de basura que los encargados de limpieza del Ayuntamiento de Madrid tienen que recoger tras la famosa celebración en la Puerta del Sol. Eso sí, hay que avisar que la costumbre de tomar una uva con cada campanada, les puede llevar al infierno... según la Iglesia Mexicana, claro.

Enlace: Australia ushers in 2008, New Year Sidney