Lo que se supone que era un cierre de campaña de cara al referéndum de mañana, terminó por ser una tribuna desde la que Hugo Chávez amenazó y montó su habitual numerito populista, llegando a dejar bien claro lo que entiende por libertad de expresión al momento de amenazar a Globovisión y a CNN, si no cumplen con la ley...

Como era de esperarse, [a España también lo tocó lo suyo](http://www.elpais.com/articulo/internacional/Chavez/amenaza/nacionalizar/Santander/BBVA/recibe/disculpa/Rey/elpepuint/20071201elpepuint_1/Tes) por las disculpas que no ha recibido el presidente venezolano, y que sigue creyendo firmemente merecer:

> "Comenzaré a pensar en acciones que habría que tomar", ha subrayado, antes de añadir que los españoles "compraron unos bancos" en Venezuela. "No me cuesta nada recuperarlos y nacionalizarlos y ponerlos al servicio del pueblo... no me cuesta nada", ha indicado en referencia al Santander y el BBVA.

Y por supuesto, Estados Unidos también se llevó lo suyo e incluso se ha amenazado con suspender los envíos de petroleo en caso de que se alegue un fraude, si el *SÍ* es el ganador en la cita de los venezolanos con las urnas.

Ayer quedó claro que es mucha la gente que apoya a Chávez, sin embargo hay un sentimiento generalizado, [que muchos compartimos](http://www.esquizopedia.com/2007/11/30/la-noche-en-venezuela):

> Eso es nuestro presidente, un cliche de Hugo Chávez, al tratar de ser cada día más Chávez. Lleva las cosas a un extremo absurdo y terminan ocurriendo cosas sin sentido. Ese discurso de ayer no tenia el más mínimo sentido de nada. Era grotesco y amargado. No tenia un milímetro de esperanza. Era un saltemos al vacío, pero lo hacemos por el bien del pueblo.

A Venezuela le toca decidir otra vez, esperemos que mañana se haga bien y ello signifique un importante revés para un grupo de ideas que no representan lo mejor para el país.