VuelingVueling es una aerolínea española de bajo costo que inició dando pequeños pasos en 2004: una flota de dos aviones dando el servicio Barcelona-Ibiza. Ahora viajan a un poco más de 20 destinos dentro de Europa; dicen ser diferentes, aparentemente tomaron el libro de operaciones de Iberia (aerolínea insignia española) y crearon el suyo haciendo exactamente lo contrario.

Tienen ciertas ventajas sobre otras low cost: siempre viajan a aeropuertos principales (no regionales como Ryan Air), la comida sí cuesta pero menos, dicen nunca realizar overbookings (no he tenido problemas de ese tipo), es posible separar un asiento dentro del avión cuando haces la compra, te permite imprimir tarjeta de embarque (muy útil), y no cobra extra por uso de tarjeta de débito.

Mientras en Iberia suelen ser fríos, los sobrecargos generalmente son mayores, en poco contacto con la realidad de viajes actual, te tratan como en los años ochenta, los aviones viejos y poco espaciosos, en Vueling son personas siempre jóvenes que no tienen problemas con hacer bromas constantes con los pasajeros, se presentan por su primer nombre y la ciudad de origen, hay aviones con un poco más de separación entre asientos (¡pero no todos! WTF?) y se auto-describen como la aerolínea "de nueva generación".

En teoría suena bien, considerando que los jóvenes cada día viajan más gracias a los bajos costos de este tipo de aerolíneas el trato viene bien, de hecho comparándolo con Iberia en Vueling casi nunca veo personas mayores, será la costumbre.

En la práctica no siempre funciona y me pasa algo bastante curioso: durante estos últimos 3 meses me he subido a cinco aviones de Vueling, la primera vez fue una experiencia terriblemente mala (Sevilla-Valencia), los sobrecargos simplemente no lograron controlar a un avión a tope, hubo algo de retrasos, aire acondicionado que no funcionaba y problemas con la comida, pero en cambio, el vuelo de regreso fue excelente, mismas condiciones, pero un personal muchísimo más tranquilo, atento y otro avión más cómodo.

Lo mismo me pasó hace poco en un vuelo a Madrid en el que tuve oportunidad de hacer una comparación más sensata: viajé Bruselas-Madrid en Iberia en un avión viejísimo con mínima separación de sillas, personal con pocas ganas de atender, pero el regreso lo hice con Vueling y viajé sumamente cómodo, me atendieron perfectamente bien (desde el counter de check-in) y se me hizo cortísimo.

Feliz de la vida reservé otro vuelo Bruselas-Málaga-Bruselas con ellos y me volvió a pasar, a la ida el piloto parecía tener poca experiencia de vuelo, despegues y aterrizajes sumamente agresivos, personal que seguía el guión de las bromas a fuerza y una sobrecargo con actitud dominatrix que no sabía inglés y para compensarlo trataba muy mal a algunos belgas que no hablan español, pero una vez más, el regreso fue exageradamente cómodo, me atendieron bien, muy amables y todo muy placentero.

Investigando un poquito todo parece estar relacionado con el estado actual de la empresa. Aunque en el primer trimestre de 2007 aumentó sus ventas en un 65,5% reportaron 22,01 millones en pérdidas, y en junio del mismo año, Apax Partners, vende su 20,97% de su participación en Vueling lo cual causa una caída de acciones de la compañía en un 8,49% -- algo que se mantiene hasta hoy, que podemos comprar acciones por 10€, menos de la tercera parte del precio de salida original. El director de la empresa es ahora Josep Piqué (ex Ministro de Industria de España), y hace apenas unos días anunciaron un plan de re-estructuración de la empresa incrementando tarifas ya que el bajar tanto los precios les ha costado 75 millones de euros en 9 meses.

Los problemas explicarían algunas cosas en esta inestabilidad molesta con la atención a clientes. Por el momento no tendría problemas en pagar 10-25 euros más por viaje con ellos a cambio de una muy buena atención que he llegado a recibir, algo extraño en el mundo de las aerolíneas comerciales de hoy.