Después de que Chávez calificara una vez más al conservador Jose María Aznar (ex-presidente de España) de fascista, y mientras el presidente Zapatero intentaba recordarle que estaba entre países democráticos donde debe primar el respeto, el Rey Juan Carlos bastante enojado le dijo: «¿Por qué no te callas?» inmediatamente el presidente español --y con un intento de mediación de Michelle Bachelet-- le pidió a su homólogo venezolano evitar descalificaciones personales aún cuando no esté de acuerdo con las ideas y forma de gobernar de Aznar.

Hay un dicho famoso: No comparto sus ideas, pero daria la vida porque usted pueda defenderlas y aunque Zapatero está obviamente en desacuerdo con la derecha española, ha defendido firmemente la posibilidad de que cualquier persona tenga las ideas que quiera y que todos la respeten, en sus propias palabras:

Presidente Hugo Chávez, creo que hay una esencia y un principio en el diálogo, y es que para respetar y para ser respetado debemos de procurar no caer en la descalificación. Se puede discrepar radicalmente de las ideas, denunciar las ideas, los comportamientos sin caer en la descalificación.

Y no podía faltar el PP y su oposición totalmente ciega y necia; acusan a Zapatero por las actuaciones de Chávez. En ese partido creen que el gobierno español tiene un "aparatito" (enviado del futuro) que controla lo que sale de la boca del presidente venezolano.

Actualización: Aznar se comunica vía telefónica con Zapatero para agradecerle su apoyo.