Hoy la noticia del día en Estados Unidos ha sido la irrupción de un hombre en la sede oficial de la campaña de Hillary Clinton en New Hampshire. Al momento de entrar, el individuo mantuvo como rehenes a 2 personas, mientras reclamaba hablar con la pre-candidata demócrata y decía tener una bomba atada a su pecho:

Clinton, quien no estaba presente en la oficina cuando ha ocurrido el incidente, ha tenido que cancelar un acto proselitista en Virginia, según fuentes del partido Demócrata. Algunas cadenas de televisión han dicho que el hombre sufre de una enfermedad mental, pero la información no ha sido confirmada por las autoridades

Los efectivos policiales han evacuados los edificios aledaños, entre ellos la sede de campaña en Rochester del rival de Clinton en la carrera por la candidatura demócrata a la presidencia, Barack Obama.

Los rehenes a esta hora ya han sido liberados, pero el hombre sigue dentro del edificio. Seguramente no seré yo el único que al haberlo leído pensé: "Con Jack Bauer esto no habría pasado".

Hay que recordar que ambos candidatos -y otros cinco- se enfrentarán en febrero a las primarias del Partido Demócrata, para determinar quién será el candidato por ese partido a las elecciones de los Estados Unidos.

Enlace: Liberan a todos los rehenes de la sede de campaña de Hillary Clinton