Ya en alguna ocasión hemos hablado de Fred Phelps, el cabeza de la familia más odiada de Estados Unidos. Phelps dirige una iglesia anti-semita y homofóbica -de unos 70 miembros, en su mayoría, familiares-, que tiene un preocupante pasatiempo que ahora ha sido condenado econonómicamente por un jurado de Kansas...

Miembros de la iglesia, que dijeron que la muerte del cabo Matthew Snyder era el castigo de Dios a Estados Unidos por tolerar la homosexualidad, asistieron en el 2006 al funeral en Maryland, donde entonaron canciones que decían "te vas al infierno" y "Dios te odia."

El jurado federal determinó que la Iglesia Bautista de Westboro, con base en Topeka, y tres de sus directores invadieron la privacidad de la familia del fallecido y les infligieron daños emocionales.

Y ojo, el de Snyder no es el primer ni el último funeral en el que Phelps proclama el odio de Dios: en los últimos 2 años, sus particulares y odiosos cánticos han amenizado más de 300 funerales de militares fallecidos en combate, ya que según el reverendo, el ejército está siendo adoctrinado por propaganda homosexual.

Ahora, los extremistas -no hay otra forma de calificarlos- deberán pagar 10,9 millones de dólares a los familiares de Snyder, que esperan que esta sea la mejor forma de su desagradable excursión por los cementerios, aunque siguen amenazando:

Su hija Shirley Phelps-Roper, quien también es una de los acusados, prometió continuar protestando en los funerales militares y dijo que la decisión de la corte era un golpe contra la libertad de expresión.

¿Dios les odiará? ¿Dios nos odia? ¿Alguien odia a Dios? La gente ha creado tantas imágenes diferentes de Dios, que uno ya no sabe donde situarse. Lo mejor será no creer en ninguna.

Enlace: Una iglesia de EEUU, condenada por festejar la muerte de los homosexuales