Partamos del lo básico y absolutamente denunciable: El gobierno boliviano está aliado con un movimiento extremista llamado Los Ponchos Rojos amenazan públicamente a varios políticos de la ciudad de Santa Cruz. Lo hacen mientras degollan a 2 perros que supuestamente, representan el duro final que les espera si se siguen oponiendo a los intereses de esta brutal y despiadada pandilla de asesinos.

Degollar 2 animales es un crimen asqueroso, por muy persuasivo que sea desde el punto de vista de estos terroristas -no se les puede llamar de otra manera-. Hay que denunciar el mensaje y además los métodos.

Pero lo peor es que la televisión boliviana lo emita de una manera realmente cruda, y se puedan escuchar frases tan sensacionalistas como: "La cabeza se seguía moviendo", mientras se ve a los asesinos terminando su faena carnicera.

Aquí no pondré el vídeo, que es realmente inmoral, pero sí me quería hacer eco de la noticia, para evidenciar que Bolivia no es el camino de rosas que se nos presentó con la llegada de Evo Morales al poder. Para más inri, sólo hay que ver las 4 muertes causadas en los conflictos tras la aprobación del proyecto de reforma constitucional del presidente boliviano.

Enlace: Movimiento racista y armado, aliado del gobierno, degolló perros como amenaza