Europa está haciendo planes para desarrollar la tecnología que permitirá el uso de teléfonos móviles sin crear interferencia dentro de los aviones. Aparentemente hay más presión y más necesidad. Esto podría traducirse en internet en vuelos de forma menos costosa para la aerolínea y barata para el pasajero.