No hay otra forma describir la actuación de verdaderas bestias, que se mueven por el odio a otros iguales. Es terrible que en el mundo haya personas capaces de pegar a otras e insultarlas llamándoles inmigrantes...

Tenemos la suerte de que en esta ocasión, las cámaras han grabado el terrible momento y que esto ha permitido que haya cierta repercusión en los medios. Pero son muchas las agresiones de este tipo que suceden cada día en España y que lamentablemente no se registran en una cámara de seguridad.

Lo cierto es que preocupa bastante saber que tenemos animales como este sueltos por la calle. Porque parece que tener cargos delictivos les da igual y seguirán incurriendo en estas barbaries, y porque es muy preocupante que actos como este se den cada vez más en el país más multiétnico de Europa.

De momento, Begoña Sánchez de SOS Racismo Barcelona, me confirmaba esta mañana que estaban estudiando el caso para emprender las acciones legales necesarias, en caso de que la víctima quiera denunciar. De momento, el angelito trata de excusarse de la peor forma posible, según cuentan en El País:

Hoy, Sergi Xavier M. M. se ha encarado en un principio con los medios de comunicación concentrados ante la puerta de su domicilio, dirigiéndoles palabras soeces y asegurando: "La mitad de las cosas que estáis diciendo de mí son mentiras". "Ni me acuerdo casi", de lo que ocurrió, ha dicho después, y ha reconocido: "Se me ha ido la olla pero mucho", pero que nunca había tenido un comportamiento similar, "ni racista ni nada".

Y sí, yo también me pregunto si me hubiese quedado tan tranquilo como el chico que vemos en una esquina del vagón... Por lo pronto, tenemos que recordar a esta gente que ser inmigrante no es un insulto, y que aquí no sobramos, sino todo lo contrario: aportamos.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.