Steven Johnson hizo una intersantísima investigación acerca de la complejidad del trabajo de algunos escritores llegando a conclusiones que suenan obvias pero a veces es necesario leerlas: frases simples y cortas no solo venden más libros, hacen que las ideas lleguen mucho más lejos... y más rápido.

Aunque suena obvio muchos creen que textos complejos, que solo algunos pueden entender equivale en más respeto, más prestigio y por lo tanto más audiencia exponenciada a partir del comentario de otros; estudios como los de Johnson demuestran que no es así y que si realmente quieres llegar a las masas (siempre y cuando eres interesante o aportas algo) debes de escribir de forma simple, con frases cortas y directas al punto. En cinco palabras: se lo más concreto posible.

Enlace: Literary style by the numbers | Vía: Seth Godin