Nada más y nada menos que 136 países ya que constituye un símbolo de las aspiraciones de una población históricamente marginada de América Latina y a la predisposición del presidente a la solución pacífica de los conflictos y a su lucha en defensa de las culturas de los pueblos originarios y en consecuencia de la diversidad cultural. Vía Menéame.