A Mariano Rajoy y a su equipo se les ocurrió una desafortunada idea...

Ojo, que aquí no nos oponemos a que cada quien se sienta orgulloso de su país. Lo que sí parece fuera de contexto es lanzar mensajes de este tipo, que no pasan de ser propaganda con mala baba. Si lo que buscaba el presidente del Partido Popular era llamar la atención, lo ha hecho, aunque no de la mejor manera -a eso ya nos tiene acostumbrados-.

Las reacciones no se han hecho esperar y en su blog, Pepe Blanco, Secretario de Organización del PSOE, afirma:

El Partido Popular con el señor Rajoy a la cabeza intentó ayer, una vez más, apoderarse de los símbolos de España. Buscan utilizarlos como instrumento de agitación, en contra de todos los españoles que no piensan igual que ellos. Con su declaración Rajoy pretende agitar a los suyos para que haya lío el día de la fiesta nacional, el día de la fiesta de todos.

Quizás sea un poco exagerado hablar de posibles incidentes, pero definitivamente se trata del debate político del momento y desde el PP tratan de quitar hierro al asunto, afirmando que no se trata de un mensaje institucional: "Es como si se diera una rueda de prensa pero con un nuevo formato". O quizás es que Mariano tenía deseos de cumplir el sueño de muchos monárquicos...

Sospecho que a estas horas se están grabando decenas de parodias humorísticas que el lunes poblarán YouTube. De momento, en la blogosfera ya empiezan a hacer caso a Rajoy, y algunos bloggers muestran con orgullo su bandera, que precisamente no es esa que cubre féretros -¿de verdad no ven ustedes la mala intención?-. Desafortunada idea, Mariano.