Carl Howe en Blackfriars publica un extenso post explicando los motivos por los cuales EDGE puede ser más eficiente que 3G (en defensa del iPhone), es decir que a la hora del uso real los usuarios sentirán que dan un mejor uso a los dispositivos móviles que funcionan con EDGE (que soporta unos 256 kilobits por segundo) a las redes 3G que soportan desde 1,8 hasta 7,2 megabits por segundo (inclusive 14.4 mbps en algunos lugares) ¿por qué?

De acuerdo al artículo en redes inalámbricas la latencia es más importante que la velocidad, lo cual es cuestionable, pero supuestamente EDGE tiene mucho menor latencia y puede que la diferencia de velocidad para cargar un sitio web entre una y otra tecnología sea casi irreconocible.

También asegura que hay tecnologías de hardware que no permiten aprovechar las redes 3G y hace una comparación entre el Nokia E61 y el iPhone, el primero soporta velocidades mucho mayores e inclusive Wi-Fi, pero aún así lo siente más lento, esta comparación no le sirve a nadie pues en tal caso el problema es de Nokia y no de la conexión de datos.

Por último asegura que si el chip que soporta una conexión de datos que es 10 veces más rápida al EDGE entonces este consumirá 10 veces más batería, lo cual es básicamente una gran mentira. Aunque es totalmente cierto que el 3G requiere más energía, no significa que los móviles con esta tecnología se pueden usar por 20 minutos antes de que "se mueran".

El hecho es que aunque en Estados Unidos o en general en América, Apple puede vender iPhones con tecnología 2.5G, a la larga necesitará una versión con 3G para entrar realmente a mercados Europeos y Asiáticos (especialmente Japón).

Enlace: Why EDGE versus 3G matters less than you think | Vía: Slashdot