A los medios de comunicación siempre se les ha visto como villanos, e incluso como ignorantes que no tienen ni idea de internet como un medio para darse a conocer y extender su servicio. Así fue hasta hace unos pocos años, cuando además, la idea de comunidad se volvió muy importante para los que ya no quieren ser los tradicionales.

La web del periódico 20 Minutos fue un importante impulsor de tomar como propios, elementos habituales en internet. Las noticias pueden ser comentadas, los columnistas tienen sus propios blogs, han sacado su propio Twitter y algo muy importante: todo el periódico está bajo licencia Creative Commons. Con el rediseño de El País se introdujeron características parecidas e incluso se puso en marcha un servicio de alojamiento de blogs: La Comunidad.

En la radio, la jugada no termina de estar clara. Son muy comunes las webs de las emisoras que lanzan su emisión en directo mediante javascript, lo que no permite poder escucharlas desde el iTunes, Winamp o cualquier otro reproductor. Eso sí, algunas como la Cadena SER ya podcastean sus contenidos más populares e interesantes -aunque no terminan de comprender la importancia de la comunidad alrededor de los mismos-.

En Radio Televisión Española, cada día se suben más al carro del manoseado 2.0, y lo hacen gracias a los profesionales que están llegando para rejuvenecer un ente al que le sobran recursos, pero le falta logística. Por lo menos La 2 Noticias ya tiene una web con blog incluído, y acaba de anunciarse una comunidad conformada por los blogs de diversos programas de RNE y TVE.

Otras televisoras van más allá: este año fue el del canal de YouTube, y Antena 3 y Cuatro son las que mejor han utilizado la plataforma para volcar algunos de sus contenidos. Pero es la primera televisora, la que ha dado un importante paso, emitiendo algunas de sus series y sus canales temáticos a través de internet. En importancia le sigue la retransmisión de el Campeonato Europeo de Baloncesto que está realizando La Sexta, totalmente gratis a través de internet.

Ellos se esfuerzan y poco a poco lo logran, ahora falta que asuman al otro lado de la pantalla, altavoz o páginas; la presencia que están teniendo al otro lado del monitor.