Alberto Fujimori vuelve al Perú que abandonó en el 2000 tras varios escándalos de corrupción y sobre todo, de abusos a los derechos humanos. Justo, por esto último, Fujimori acumula 7 cargos que han permitido que la justicia chilena le extradite.

El exmandatario podría llegar a Perú hoy mismo, y como cuenta El País, ya se prepara un importante dispositivo:

Asimismo, desde Lima se ha informado que las autoridades policiales, políticas y judiciales ya realizan preparativos de alto nivel y con mucha discreción, a la espera de la llegada del ex presidente, quien escapó de Lima en 2000, en medio de su tercer mandato, para viajar a Japón, desde donde presentó su dimisión por fax.

"Llegar a este punto, fue algo más fácil de lo esperado", dijo el juez Alberto Chaigneau que admite que la decisión de la Suprema Corte chilena fue unánime respecto a los cargos de violación de los derechos humanos, y no es de extrañar. Uno de esos cargos corresponde a la masacre de Barrios Altos organizada por el Grupo Colina, un escuadrón formado por miembros de las Fuerzas Armadas, en la que murieron 15 personas.

Definitivamente es una gran decisión en la lucha a favor de los derechos humanos, que ve como la justicia actúa de buena manera, tal y como se hizo en su momento con Slobodan Milosevic -llevado ante el Tribunal Penal Internacional- o Charles Taylor -juzgado por una corte especial-.

Con una desvergüenza tenaz, Fujimori afirma en una entrevista hecha hoy mismo: "El cálculo estaba por cuatro casos, pero se aprobó por siete. Tengo la certeza y seguridad de enfrentar (el proceso) con hechos y acciones de mi gobierno y salir airoso", además agrega que durante su gestión se "resolvió la mayor parte de los problemas del país, como el terrorismo y la hiperinflación". Lo cual no deja de ser una excusa ni para la corrupción y mucho menos para tantas muertes sin aclarar.