En la blogosfera nos la vivimos criticando a los intermediarios, aprobamos iniciativas que los eliminan (como Creative Commons) pero en la misma blogosfera hay quienes insisten en crear nuevos intermediarios para algo que ya se hace de forma directa sin problema alguno. Lo peor es que hay personas que se lo celebran.