Que un presidente adjudique a la "mano divina" de dios (por encima de las simples y normales circunstancias meteorológicas) que el huracán no pasara por áreas pobladas, en mi muy personal opinión demuestra una ignorancia total.

El presidente Felipe Calderón dijo que "gracias a Dios y a los trabajos de prevención" los daños provocados al paso del huracán Dean por la península de Yucatán fueron menores de lo previsto.

...no vaya a ser que la economía mexicana termine por los suelos y culpe al mismísimo diablo...

Enlace: “Gracias a Dios y a la prevención” los daños por Dean fueron menores: Calderón